dom. Sep 22nd, 2019

Las 7 obras de arte vendidas más caras

Obras existen muchas, pero algunas tienen un valor ridículamente grande. Tómate tu tiempo y pasea por estas pinturas que son un poco caras…

Desnudo acostado

Autor: Amedeo Modigliani

La subasta de una de las obras maestras de Amedeo Modigliani, Desnudo acostado, se ha vendido en Christies (casa de subastas es Londres) por 158 millones de euros (170.4 millones de dólares). El comprador fue el empresario chino Liu Yiqian.

El desnudo del italiano ha batido el récord del propio artista -el anterior estaba en 61.4 millones de euros- y las expectativas de la misma casa de subastas que situaba el precio final entorno a los 93 millones. Esta pieza no fue el único desnudo que capturó el artista bohemio, pero sí se considera el más desinhibido por su postura; de brazos y piernas abiertas.

Desnudo acostado se trata de una de las últimas piezas de la corta y trágica vida del artista bohemio instalado en París, pero no ha sido la única estrella de la noche. Otros protagonistas han sido viejos conocidos como Gauguin y Liechtenstein quienes también se han superado a sí mismos.

Les femmes d’Alger

Autor: Pablo Picasso

Antes de la venta del “Salvator Mundi” y “Mujeres de Argel” (ambos de Pablo Picasso) había batido todos los récords de precios anteriores en subastas. Por más de 179 millones de dólares la pintura del pintor español cambió de manos el 11 de mayo de 2015, también en Christie’s. Esto hace que cinco obras de Picasso figuren entre las diez primeras pinturas con los mayores ingresos en subastas.

Se trata del cuadro más definido de la serie realizada entre 1954 y 1955 inspirado en Les Femmes de Eugene Delacroix. Esta pieza, no se trata solo de un homenaje a Delacroix sino que, al mismo tiempo, es un elogio hacia Henri Matisse (poco antes de que Picasso comenzara la serie) que veía en Delacroix a su inmediato antepasado en cuestiones de color y el tema orientalista.

Nafea faa Ipoipo

Auto: Paul Gauguin

Un óleo del Paul Gauguin ha sido comprado por 300 millones de dólares. Según el periódico «The New York Times», la Autoridad de Museos de Qatar habría adquirido el cuadro, propiedad del coleccionista suizo Rudolf Stechelin.

El periódico The New York Times ha dado la noticia y asegura que la compra la ha hecho la Autoridad de Museos de Qatar, la misma que adquirió en el año 2011 Los jugadores de Cézanne. La pieza colorista del fauvista Gauguin, pintada al óleo en 1892, representa a dos jóvenes tahitianas (temática a la que recurriría en diversas pinturas) en el campo. El artista postimpresionista escapó en busca de lo exótico, se obsesionó con Tahití, abandonando a su familia en Francia, y se casó con una joven.

Los jugadores de cartas

Autor: Paul Cézanne

Caravaggio, La Tour y Chardin, entre otros grandes de la historia del arte, repararon en un tema clásico de la pintura: las cartas y sus ritos, sus personajes, sus mesas, el ambiente turbio del juego. En 1890, Paul Cézanne se sumó a la fiesta dedicándole una serie de cinco cuadros a este asunto. Entre ellos se halla uno de los más famosos de su trayectoria y también del arte postimpresionista, Los jugadores de cartas, un gigantesco icono de las vanguardias (su composición ha sido mil veces repetida), que puede visitarse en el Museo de Orsay. Pero en esta serie, con el mismo encuadre y personajes del lienzo que figura en todos los libros de texto del mundo, existe una obra anterior (1892-93), la tercera del estudio, que es desde hoy la más cara, pues acaba de ser adquirida por la familia real de Qatar por la estratosférica cifra de 191,6 millones de euros (259 millones de dólares). La crisis, ya se sabe, no circula por la tierra del petróleo.

En ella, como en la de Orsay, dos hombres de la Provenza tocados con sombrero, frente a frente, se concentran en el juego con la única compañía de una botella. Mientras uno de ellos espera, el otro selecciona la carta que va a presentar. La partida debe estar comenzando porque no hay otros naipes sobre la mesa. La forma, construida a través de volúmenes muy definidos que anticipan el cubismo, y el color lo presiden todo. El espectador es un observador más de esta timba que va a cambiar la Historia del Arte. En palabras de Picasso: “Cézanne es la madre de todos nosotros”.

Interchange

Autor: Willem De Kooning

Number 17A

Autor: Jackson Pollock

El multimillonario estadounidense Kenneth Griffin, creador del fondo de inversiones Citadel, ha realizado la compra de arte más cara de la historia. En una operación realizada en otoño y que acaba de hacerse pública, el magnate pagó 500 millones de dólares (451 millones de euros) por dos cuadros de expresionismo abstracto, según ha informado el portal financiero Bloomberg. En concreto, ha pagado 300 millones de dólares por un De Kooning (Interchange, de 1955) y 200 por un Pollock (Number 17A, de 1948).

Griffin ha comprado los cuadros a la fundación David Geffen y los ha cedido al Instituto de Arte de Chicago, ciudad donde tiene la sede su compañía. El museo las exhibió en septiembre de 2015, según ha informado Amanda Hicks, su directora de relaciones públicas.

Interchange y Number 17A, respectivamente

La pintura vendida más cara del mundo

En noviembre de 2017, un postor desconocido pagó más de 450 millones de dólares a la casa de subastas Christie’s por “Salvator Mundi”, la única obra privada de Leonardo da Vinci. Creada alrededor del año 1500, es hoy una de las menos de 20 pinturas conservadas del maestro.

El lote 9. Bajo esa referencia se subastó en la sala Christie’s de Nueva York el cuadro Salvator Mundi de Leonardo Da Vinci. El renacentista Leonardo da Vinci, el hombre orquesta de las artes, batió todos los récords en la historia de las subastas al alcanzar un precio de 450.312.500 dólares.

Les femmes d’Alger (Version ‘O’), de Pablo Picasso tenía el récord con 179,36 millones de dólares logrados en una subasta en el 2015. Destronó a Tres estudios de Lucian Freud, que en 2013 había trepado a 142,4 millones de dólares. Leonardo supera además a las ventas realizadas en trato privados, donde obras de Paul Cézanne y Paul Gauguin llegaron a 200 y 300 millones de dólares, respectivamente.

Salía a la venta por 100 millones. La puja se prolongó 19 minutos. Despertó un enorme apetito pese a las dudas de su condición –algunos críticos dudan de que Da Vinci perpetrara esta obra- y su compleja historia.

Salvator Mundi fue pintado en torno al año 1.500. En su rastro figura que pasó por la corte de Carlos I, estuvo colgado en Buckingham Palace cuando todavía se llamaba Buckingham House. Sobrevivió a los bombardeos nazis abandonado en un sótano. En 1958 se había perdido su historia y sus orígenes, por lo que fue vendido por tan sólo 90 dólares a un coleccionista estadounidense de Luisiana. Y en el 2005, bajo capas de pintura, se descubrió que era de Leonardo.

Se trata de un Cristo que levanta la mano derecha, dando la bendición, y en la otra sostiene una bola transparente. Una vez que se descubrió su autor, los expertos lo han analizado a fondo y consideran que este cuadro, el número 16 de la obra del florentino, parece más bien que fuera un ensayo que realizó el autor.

¿Qué opinas? ¿Pagarías semejante dinero por una obra de arte como las mencionadas?

Fuentes: elcultural.comdw.com y revistadiners.com.co

Temática sugerida por: Gutiérrez y Aylin Janeth Orejarena Ospino