Mar. Nov 19th, 2019

¿Cómo llegar a ser más feliz? III

Seguramente has escuchado la típica frase “ser feliz depende de ti” y no entiendes mucho de qué va eso o te preguntas si es que existen algunas reglas para ser feliz. Por eso, hemos elaborado la última parte de esta sección, mostrándote 3 últimos consejos que puedes hacer hoy para ser feliz y que están demostradas por la ciencia.

  • 11
    Shares

13.- Rodéate de gente positiva y feliz

La felicidad es como una linda enfermedad o virus que se propaga a nuestro alrededor.

Estar con gente positiva, agradecida, entusiasta, nos contagia bienestar, y nos transmiten esa energía especial, que permite que el día rodeados de ellos, sea más placentero, reconfortante, e inclusive más productivo.

Un estudio realizado por BMJ Group concluye que la felicidad de la gente, depende en gran medida, de la felicidad de las personas con quién se conecta, pudiendo ser inclusive, un fenómeno colectivo.

Por eso, es necesario saber elegir quiénes estarán a nuestro lado, ya que la influencia tanto positiva como negativa, es muy grande.

¿Acaso no resulta agotador estar cerca de personas que lo único que hacen es quejarse, o que cualquier cosa los pone tristes, o que sienten insatisfacción con su vida, transfiriendo esa frustración con actitudes poco pacientes, poco amables y egoístas?

Estas personas, lamentablemente, no hacen más que tirarnos hacia atrás, porque pareciera que, para ellas nada es perfecto, ni demasiado bueno, ni demasiado lindo, ni demasiado justo, ni demasiado prometedor, ni demasiado seguro.

Ya sea hacer un viaje, empezar un proyecto, iniciar una relación, armar una fiesta, o elegir un restaurante para ir a cenar, todo se vuelve demasiado complicado y el día pareciera estar lleno de trabas. Estas cosas no nos ayudan a crecer, a avanzar, en síntesis, no aporta en nada en la vida de alguien que busca como ser feliz.

Si el agua que no fluye libremente, al estancarse se pone fea, así también sucede con la energía que nos rodea, con las situaciones que se nos presentan.

¡Ojo! Con lo anterior, no espero que confundamos “negación”, con el optimismo. Tampoco sirve estar con personas negadoras de la realidad, de los problemas, de las piedras que todo camino tiene, ya que la vida está llena de cosas buenas y malas, pero lo importante es cómo nos enfrentamos a esas circunstancias.

Las personas positivas y optimistas, no niegan los problemas, ni una realidad poco placentera, sino que tienen la suficiente seguridad personal, amor propio, para saber que pueden cambiar el curso de las cosas, y transformar un momento triste, doloroso, o un fracaso, en una experiencia que nos hará más sabios, o fuertes para seguir avanzando.

14.- Realiza una actividad física

Realizar alguna actividad física en el día, cambia el día. Si estabas cansado, estarás con más energía, si estabas preocupado, estarás menos tenso, si no te gustaba tu cuerpo, te gustará más. Inclusive, si sufrías de insomnio, podrás relajarte y conseguir el sueño, lo cual nos permite además tener mejor humor, estar más lúcidos y focalizados.

Hacer ejercicios también funciona de manera muy poderosa para calmar trastornos de ansiedad. Un Estudio realizado por Daniel Lenders, de la Universidad Estatal de Arizona, indica que ejercitar funciona mejor que la relajación, que la meditación y música terapia, para episodios de ansiedad.

Así mismo, se realizó un estudio a través del cual, se comprobó que aún sin perder peso, a las personas que se le había asignado una rutina de ejercicios de 6×40 min, luego del mismo tenían una mejor percepción de su cuerpo, en comparación con el grupo que se le asignó una actividad de lectura.

Los beneficios de la actividad física, trascienden todo lo relativos al cuerpo. Un estudio comprobó que aquellas personas con trastornos depresivos, a quiénes se le había suprimido todo tipo de droga y en su reemplazo realizaban distintas rutinas de actividad física, mostraban altos índices de recuperación, y lo más importante, bajos índices de recaída, en comparación con aquellos que sólo habían seguido un tratamiento con medicamentos.

Claro, me imagino que, en un día frío o luego de una jornada agotadora, es más fácil quedarse en el sillón, “relajándonos” con un café, mirando una serie o leyendo un libro, lo cual no está para nada mal, el caso es, que elijas hacer SIEMPRE eso.

Para aquellos que necesitan cambiar de una vez por todas la energía del día, y un café, una cerveza, un sillón, no devuelve nada positivo, ejercitar es el mejor antídoto.

Aunque en un principio cueste juntar coraje para salir a caminar, correr, andar en bicicleta durante una mañana helada, o una tarde de mucho calor, o una noche, luego de resolver todos los problemas de un día agotador, si finalmente te animas a hacerlo, la sensación al regresar a tu casa, va a ser fantástica. Te lo prometo.

Te sientes más fuerte, más vivo, más sano, más poderoso, porque has logrado hacer algo que no habías pensado que ibas a poder hacer. Es un paso más de superación personal. Inténtalo, es parte de este hermoso trabajo diario de ser más feliz.

15.- Aprende a controlar tus pensamientos

Aprender a controlar tus pensamientos es una habilidad para mejorar tu felicidad interior. Una forma efectiva de entrenar este súper poder es meditando.

La meditación es a menudo considerada como un hábito importante para mejorar la concentración y disminuir el estrés, pero, resulta que también es útil para mejorar tu felicidad:

Nuevas investigaciones en neurociencia han descubierto que aquellas personas que meditan de forma habitual, modifican literalmente su estructura cerebral.

En un estudio, se examinaron las radiografías cerebrales de 16 personas antes y después de un curso de ocho semanas de meditación y atención plena las partes de los cerebros asociadas con la compasión, la conciencia de sí mismo y la felicidad crecieron, y las partes asociadas con el estrés disminuyeron su tamaño.

Pero no te preocupes, no tienes convertirte en un monje y encerrarte en un templo para lograrlo. Puedes comenzar a meditar con el simple hecho de relajarte (y no hacer nada mientras tanto). Es una forma de darle un respiro a tu mente.

A veces el simple hecho de sobre-pensar lo que tenemos que hacer, nos genera una sensación negativa anticipada. Por eso, relajar tu mente unos cuantos minutos al día es una excelente estrategia para calmar la ansiedad y evitar sentimientos negativos, durante el día.

Meditar requiere de práctica, pero es una actividad muy poderosa. Borra literalmente tu mente y te tranquiliza, se ha demostrado ser una forma eficaz de ser feliz y sentirte mejor.

Fuentes: postcron.com, habitualmente.com y masymejor.com

Más contenido

  • 11
    Shares