mié. Sep 18th, 2019

Hipótesis Siluriana: ¿Fuimos realmente la primera civilización en la Tierra?

Hipótesis Siluriana: una referencia a una antigua raza de reptiles inteligentes ¿Fuimos realmente la primera civilización en la Tierra?

Antes de partir queríamos mencionarles que ya se encuentra disponible la nueva versión de la aplicación (1.9.4), disponible en Playstore. Gracias por sus comentarios y recomendaciones 🙂  – Equipo de Despertar Sabiendo.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene decenas de miles de millones de planetas potencialmente habitables, pero no tenemos ni idea de si estamos solos.

Por ahora la Tierra es el único mundo conocido que alberga vida, y entre todos los seres vivos de nuestro planeta asumimos que el Homo sapiens es la única especie que ha desarrollado tecnología avanzada.

Pero tal vez eso no haya sido así. Los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA y de la Universidad de Rochester tienen una inquietante idea. ‘The Silurian Hypothesis’ (La Hipótesis Siluriana) – una referencia a una antigua raza de reptiles inteligentes que aparece en el programa de ciencia ficción británico ‘Doctor Who’– postula la posibilidad de que, hace millones de años, haya existido en la Tierra una civilización no humana, capaz de transformar el mundo al punto de provocar un cambio climático comparable —mayor, de hecho— al causado por la humanidad en la era industrial.

«¿Sabemos realmente que fuimos la primera especie tecnológica de la Tierra?” pregunta Adam Frank, profesor de física y astronomía en Rochester y coautor del artículo. «Hemos tenido una sociedad industrial durante sólo 300 años, pero ha habido una vida compleja en la Tierra durante casi 400 millones de años.«

Si los humanos se extinguieran hoy, dice Frank, cualquier civilización futura que pudiera surgir en la Tierra millones de años después podría tener dificultades para reconocer los rastros de la civilización humana. De la misma manera, si alguna civilización anterior existió en la Tierra hace millones de años, podríamos tener problemas para encontrar evidencias de ello.

La teoría no es caprichosa. Los científicos se basan en el estudio de un fenómeno conocido como «Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno«, un brusco cambio climático que marcó el fin del Paleoceno y el inicio del Eoceno, hace 56 millones de años.

En ese período histórico, la temperatura promedio de la Tierra era 6 grados superior a la actual. Prácticamente no había hielo en toda la superficie terrestre y el clima en los polos era casi tropical.

Lo curioso es que hay estudios que demuestran que hubo en los siglos anteriores una impactante subida de las emisiones de carbono, comparable a la que se esperaría en el Antropoceno, la era geológica que sucedería a la actual, el Holoceno, debido al impacto global de la actividad humana sobre el medio ambiente.

«¿Estos eventos son indicativos de que hubo una civilización industrial no humana?«, se pregunta Frank en un artículo publicado en The Atlantic. «Casi seguro que no«, responde el autor.

La principal razón del escepticismo es que, si bien ese aumento de las emisiones de carbono en el Paleoceno podría haberse debido a la quema de carbón fósil, como ocurre actualmente, hay diferencias sustanciales en cuanto a los tiempos. Lo que en el pasado se habría producido a lo largo de cientos de miles de años, ahora se desencadenó en un siglo.

En busca de restos de una civilización antigua

El descubrimiento de artefactos físicos sería sin duda la evidencia más importante de una civilización de estilo silúrico en la Tierra, pero Frank duda de que encontremos algo así.

«Nuestras ciudades cubren menos del uno por ciento de la superficie«, dice. Cualquier ciudad comparable de una civilización anterior sería fácil de pasar por alto para los paleontólogos de hoy en día. Y nadie debería contar con encontrar un iPhone Jurásico; no duraría millones de años.

Encontrar huesos fosilizados es una apuesta algo mejor, pero si otra especie avanzada caminara sobre la Tierra hace millones de años -si es que caminaba- sería fácil pasar por alto sus esqueletos fosilizados -si es que tenían esqueletos-. Los humanos modernos han existido por sólo 100.000 años, una delgada franja de tiempo dentro del vasto registro fósil.

Por estas razones, Frank y Gavin Schmidt, climatólogo de Goddard y coautor del documento, se centran en la posibilidad de encontrar reliquias químicas de una antigua civilización terrestre.

Usando la tecnología humana como guía, Schmidt y Frank sugieren concentrarse en los plásticos y otras moléculas sintéticas de larga vida, así como en la lluvia radioactiva (en caso de que facciones de antiguas civilizaciones hubiesen tenido una guerra atómica). En nuestro caso, el desarrollo tecnológico ha ido acompañado de extinciones generalizadas y cambios ambientales rápidos, por lo que también son una señal de alarma.

Después de revisar varios eventos geológicos sospechosamente abruptos de los últimos 380 millones de años, los investigadores concluyen que ninguno de ellos encaja claramente en un perfil tecnológico. Frank pide más investigación, como estudiar cómo los químicos industriales modernos persisten en los sedimentos oceánicos y luego ver si podemos encontrar rastros de químicos similares en el registro geológico.

Argumenta que una comprensión más profunda de la huella ambiental humana también tendrá consecuencias prácticas, ayudándonos a reconocer mejores maneras de lograr un equilibrio a largo plazo con el planeta para que no terminemos como la especie olvidada.

Por otra parte, también es un tipo curioso que está interesado en explorar ideas más extravagantes para encontrar firmas al estilo silúrico: «Podrías intentar mirar en la Luna«, dice.

Arqueología Lunar

La Luna es el blanco favorito del astrónomo de la Universidad Estatal de Pennsylvania Jason Wright, uno de los investigadores que ahora aplican un pensamiento científico serio a la posibilidad de civilizaciones tecnológicas prehumanas.

«Los planetas habitables como la Tierra son bastante buenos destruyendo cosas no mantenidas en sus superficies«, dice Wright. Así que ha estado viendo la posibilidad exótica de que tal civilización pudiera haber sido una civilización espacial. Si es así, los artefactos de su tecnología, o tecnofirmas, se podrían encontrar a otra parte en el sistema solar.

Wright sugiere buscar tales artefactos no sólo en la superficie lunar, sino también en asteroides o enterrados en Marte, lugares donde tales objetos podrían teóricamente sobrevivir durante cientos de millones o incluso miles de millones de años.

El reciente lanzamiento al espacio de un Tesla Roadster por parte de SpaceX ofrece una visión de cómo podría ir esta búsqueda. Varios astrónomos apuntaron sus telescopios al auto y demostraron que, aunque no tuvieras idea de lo que estabas mirando, aun así, lo identificarías rápidamente como un asteroide de aspecto extraño.

Encontrar firmas tecnológicas en el espacio es una posibilidad muy remota, pero Wright argumenta que el esfuerzo vale la pena.

«Hay muchas otras razones para encontrar estructuras peculiares en Marte y la Luna, y para buscar asteroides extraños«, dice. Tales estudios podrían revelar nuevos detalles sobre la historia y evolución del sistema solar, por ejemplo, o sobre recursos que podrían ser útiles en el futuro.

En una época en la que la humanidad está afectando tanto la sustentabilidad del planeta con su accionar, no parece una mala idea pensar en que podría terminar extinguiéndose producto del cambio climático. Y en que existe la posibilidad de que eso le haya ocurrido ya a otra civilización.

Temática sugerida por: Kevin Cruzco

Fuentes: