jue. Sep 19th, 2019

El budismo

Monje, persona que tiene la paz en su interior como ninguna otra persona en el mundo, y que siempre busca hacer el bien, tanto para los humanos como para la naturaleza.

Sin lugar a duda llaman la atención porque en el mundo caótico que vivimos cuesta ser así, pero rara vez (por no decir nunca) nos hemos preguntado: ¿Qué es el budismo?

Para empezar, el budismo no es una religión como la conocemos, es un conjunto de enseñanzas que buscan, a través de la práctica, terminar con el sufrimiento humano. No se le puede considerar una religión como es al cristianismo o al judaísmo ya que sus seguidores no veneran a ningún dios, sino que siguen las enseñanzas dejadas por un ser humano: el Buda Gautama.

Aunque se le reconoce como una religión no teísta, muchos prefieren llamarla una corriente de pensamiento o simplemente un estilo de vida. Pero para no entrar en debate, diremos que es una religión de todas formas.

El budismo es la religión predominante en varios países de Asia, pero si viajas, te vas a encontrar con que no todos los monjes visten el mismo atuendo. Pero, ¿por qué?, Esto se debe a que los colores representan a las distintas corrientes budistas: Theravada y Mahayana, los dos tipos de budismo más importantes (pero no las únicas).

La escuela más antigua del budismo es Theravada y su significado lo representa bien: “palabra de los antiguos”. Es la más aferrada a las enseñanzas originales. Los monjes de esta escuela son los que se visten de naranjo, principalmente en Sri Lanka, Tailandia, Camboya, Laos y Myanmar.

Más tarde surgió la escuela Mahayana, también conocida como Tibetana. A diferencia de la anterior, éstos no siguen las enseñanzas originales estrictamente, sino que las toman como un método hacia el objetivo final y se permiten cuestionarlas o criticarlas sacando propias conclusiones.

Esta escuela es la más difundida debido a la exposición mediática del Dalai Lama. Los monjes visten de rojo oscuro y los encontrarás principalmente en Tíbet, China, Norte de India, Japón, Corea, Taiwán, Vietnam y Mongolia.

Para no perder el hilo, probablemente te suene el nombre de Dalai Lama pero no conoces quien es, yo te lo explico resumidamente: Dalái Lama viene de la palabra mongola dalai (océano), y de la tibetana lama (maestro reencarnado) es el título que obtiene el líder espiritual del lamaísmo o budismo tibetano. Es el término utilizado en el budismo tibetano y en la religión bön para referirse a aquel maestro que ha logrado tener el control parcial o total en la muerte sobre la forma de su reencarnación, y el conocimiento del lugar de su nuevo nacimiento. El actual dalái lama es Tenzin Gyatso.

Los budistas tibetanos consideran que los dalái lamas son encarnaciones del Avalokiteśvara. Y si alguna vez viste la serie Avatar (no la película de los gigantes azules, si no la del niño calvo con la flecha en la cabeza), ahora sabes en qué está basado.

Pero… ¿Qué o quién es Buda?

La palabra Buda significa “alguien que ha despertado” o “que se ha iluminado”. Generalmente se usa este término para referirse a Siddharta Gautama, el Buda histórico y fundador del budismo, pero puede utilizarse para cualquier persona que alcancen algo tan “sencillo” como el nirvana.

Es decir que, para ser buda, debes seguir el proceso de búsqueda espiritual mediante distintas prácticas, especialmente la meditación hasta alcanzar la iluminación. La iluminación no es algo que se pueda definir con palabras, pero para que te des una idea es la liberación del alma, cese del sufrimiento y el fin del ciclo de la reencarnación.

Los monjes no tienen gastos de alquiler ni de impuestos, ya que viven en el monasterio budista que es mantenido por las donaciones. Tampoco tienen gastos de comida: todos los días salen con su cuenco a la calle a recolectar las ofrendas de los fieles, que generalmente consiste de arroz y vegetales. Es un ida y vuelta, el monje recibe su ración diaria y los fieles ganan méritos por su ayuda.

No se pasan todo el día meditando, si bien es la actividad más importante del día, también dedican parte de su tiempo a las tareas de mantenimiento del monasterio, a peregrinar en busca de ofrendas todas las mañanas, a estudiar la doctrina budista y a aprender de sus maestros, entre otras cosas.

A ellos se le asocia el karma y se podría decir que es la ley de causa y efecto. Es decir que todo lo que hagas, bueno o malo, repercutirá en tu futuro inmediato y en tus próximas vidas. Todos podemos elegir entre hacer el bien o el mal, pero tenemos que asumir las consecuencias.

Y para finalizar,

¿Por qué los monjes se rapan la cabeza?

Raparse la cabeza es el primer paso a la renuncia de todo lo material, de las apariencias, de lo superficial. No hacerlo significaría un impedimento para alcanzar el objetivo de la iluminación.

¿Te gustaría pertenecer a los budistas? Y si fuese así, ¿serías capaz de acatar todas sus reglas?

Fuentes: marcandoelpolo.com, librosbudistas.com, Without and Within – Ajahn Jayasaro (2013), Breve historia del budismo – Edward Conze (1993), Introducción al budismo – Hammalawa Saddhatissa (1971)