Sáb. Nov 16th, 2019

La desaparición de la civilización Maya

Durante años, la caída de la civilización maya ha sido un misterio que nadie había logrado resolver. Con una “repentina” desaparición hace aproximadamente mil años, la razón del final de la civilización maya no era aparente para nadie que les estudiara, habiendo dejado atrás estructuras e historia sin señales obvias del porqué abandonaron su hogar…

Durante 1.200 años, los mayas tuvieron el dominio de América Central. En la cúspide de su civilización, aproximadamente en el año 900 después de Cristo, las ciudades mayas se encontraban repletas de gente (más de 2.000 personas por milla cuadrada); se las puede comparar con el Condado de Los Ángeles de la actualidad. Incluso en las áreas rurales, podían contarse entre 200 a 400 mayas por milla cuadrada.

Jared Diamond, profesor de Geografía de la Universidad de California y Premio Pulitzer, afirma al respecto: «El aumento de población obligaba a las personas a adoptar medios de producción agrícola intensivos (como el regadío, la duplicación de cosechas o el cultivo en terrazas) y a extender la agricultura de las tierras óptimas escogidas en primer lugar hacia tierras menos rentables, con el fin de alimentar al creciente número de bocas hambrientas» …

Pero de pronto, el profundo silencio fue testigo de uno de los desastres demográficos más grandes de la prehistoria de la humanidad: la desaparición de lo que alguna vez fue la vibrante sociedad maya.

¿Qué sucedió?… Algunos investigadores, patrocinados por la NASA, creen tener una muy buena idea de lo que ocurrió.

“Lo ocasionaron ellos mismos”, dice el veterano arqueólogo Tom Sever.

“Los mayas casi siempre son descriptos como personas que vivían en total armonía con su entorno”, relata el estudiante de doctorado Robert Griffin. “Pero al igual que muchas otras culturas que vivieron antes o después de ellos, los mayas terminaron deforestando y destruyendo su paisaje como resultado de sus esfuerzos por ganarse la vida a duras penas en épocas difíciles”.

Durante décadas, la sospecha principal de la extinción de los mayas, una de las culturas más fascinantes de toda la historia fueron las sequías. Sin embargo, jamás se había podido demostrar. Hasta ahora… Investigadores de la Universidad de Cambridge y de la Universidad de Florida lograron desarrollar un método para medir los isótopos del agua atrapados dentro de yeso, mineral que es formado durante tiempos de sequía, cuando el nivel de agua de un estanque o lago (o cualquier cuerpo acuífero) disminuye.

Este método fue llevado al lago Chichancanab, en la Península de Yucatán, lugar en donde gran parte de la cultura maya se ha encontrado. Como fue publicado en la revista Science, al utilizar esta medición, los investigadores han llegado a la conclusión de que una sequía extrema pudo haber sido parte de la razón del final de esta civilización.

Gracias al yeso que se ha encontrado en el lago, se pudo identificar una reducción de lluvias anuales de entre 41% y 54% durante el periodo de la desaparición de esta cultura, con hasta 70% menos precipitación de agua en la zona central de la civilización siendo la causa principal de su desaparición.

El profesor David Hodell, director del Laboratorio Godwin de Cambridge, ofreció los descubrimientos de su investigación sobre los minerales del lago Chichancanab como pruebas físicas del final de esta civilización.

Otros factores…

Por otro lado, al momento de su caída los mayas habían cortado la mayor parte de los árboles ubicados a lo largo de grandes franjas de tierra con el fin de despejar terreno para cultivar el maíz que alimentaría a su creciente población. Ellos también cortaron árboles para usarlos como leña y para hacer materiales de construcción.

Robert Griffin y su equipo de investigadores utilizaron simulaciones realizadas en computadora para reconstruir el modo en el cual la deforestación pudo haber desempeñado un papel muy importante en el empeoramiento de la sequía.

“Simulamos tanto el mejor escenario como el peor: una deforestación del 100 por ciento en el área de los mayas y también un área sin deforestación”, dice Sever. “Obtuvimos resultados reveladores. La pérdida de todos los árboles causó un aumento de entre 3 y 5 grados en la temperatura y una disminución de entre el 20 y el 30 por ciento en las precipitaciones“.

Los registros arqueológicos muestran que la caída de las ciudades-estado de los mayas sí tuvo lugar durante los períodos de sequía; sin embargo, algunos de ellos lograron sobrevivir e incluso prosperar.

“Lo que nosotros creemos es que la sequía ocurrió de modo distinto en diferentes áreas”, explica Griffin. “Nuestra hipótesis es que los aumentos de la temperatura y las disminuciones de las precipitaciones ocasionadas por la deforestación local causaron problemas lo suficientemente graves como para ’empujar hacia el precipicio’ a algunas, aunque no a todas, las ciudades-estado”.

La sequía no sólo hizo que fuera difícil cosechar alimento suficiente, sino que también habría provocado que fuera más difícil para los mayas almacenar agua suficiente como para sobrevivir durante la temporada seca.

Ningún factor puede, por sí mismo, llevar a toda una civilización a la ruina, pero la deforestación que ayudó para que se produjera la sequía podría muy fácilmente haber exacerbado otros problemas.

¿Qué paso los sobrevivientes?

Con la caída de una de sus principales ciudades, Teotihuacan, la civilización maya comenzó lentamente a trasladarse desde las ciudades a la selva, lo que con el correr del tiempo fue causando la decadencia de la civilización.

Investigaciones arqueológicas han podido comprobar varias razones por las cuales se fue dando este fenómeno: principalmente, se trataba de ciudades-estado que se hallaban permanente en guerra y en disputas de poder unas con otras. Estas inestabilidades políticas, sumadas a rebeliones internas y a importantes cambios climáticos comentados anteriormente, fueron causando el declive de las principales ciudades y centros políticos y comerciales. Algunos desastres ecológicos fueron determinantes ya que afectaron directamente sus medios de supervivencia y su entorno vital.

Al abandonar las grandes ciudades, los mayas se fueron esparciendo por distintas regiones más aptas para la agricultura y se fueron formando en pequeños estados, pero que generalmente eran hostiles entre sí, por lo que cuando llegaron los españoles no les resultó difícil someterlos, determinando así la desaparición paulatina de los mayas en tanto cultura y civilización. Aunque, de todas maneras, es evidente que los vestigios de tan extensa civilización se mantuvieron por mucho tiempo, incluso hasta el día de hoy.

Desaparición y legado

Habitualmente se suele creer que los mayas desaparecieron por completo tras la conquista española, pero lo cierto es que luego de la llegada de los españoles muchos grupos pequeños alcanzaron a refugiarse; uno de ellos incluso llegó a formar un pequeño reino independiente en una región hoy perteneciente a Guatemala, aunque también fue conquistado a fines del siglo XVII. Otros grupos se establecieron en la región sudeste de México y en algunas regiones de países como Belice, Honduras, El Salvador y Guatemala. En todos estos países hay, hasta el día de hoy, mayas supervivientes y en Guatemala constituyen el principal grupo étnico.

Fuentes: ciencia.nasa.gov, fayerwayer.com, culturacolectiva.com y vix.com

Temática sugerida por: Paty Chavez

Más contenido