lun. Oct 14th, 2019

Los hallazgos arqueológicos más asombrosos II

La arqueología es una de las ciencias que permite estudiar y conocer las civilizaciones y culturas de la humanidad. Aquí te presentamos algunas de las más importantes.

  • 3
    Shares

8.- Papiros de Oxirrinco: trabajos literarios de los siglos I al VI

Los papiros de Oxirrinco son una serie de manuscritos, cartas y obras literarias escritas en griego y en latín, que datan de los siglos II a. de C. al VI d. de C. aproximadamente. El sorprendente hallazgo ocurrió en el año 1897, cuando Bernard Pyne Grenfell y Arthur Surridge Hunt los encontraron nada menos que en un vertedero de basura ancestral, en las proximidades de Oxirrinco, al sur de Egipto. Excepcionales condiciones climáticas y las secas arenas del desierto de Oxirrinco conservó estos manuscritos de forma increíble. El valor de estos trabajos en Literatura Antigua es simplemente incalculable, entre los hallazgos se encontraron restos de obras de Meneandro, Eurípides, Sófocles y gran cantidad fragmentos bíblicos.

9.- El Ejército de Terracota de Xian

Fue descubierto por accidente en 1974, cuando los agricultores locales decidieron cavar un pozo en su granja comunal en la aldea Yang, y encontraron un soldado de terracota de tamaño natural.

Pronto, las autoridades chinas fueron informadas de este magnífico descubrimiento, y los arqueólogos fueron enviados a comenzar las excavaciones. Al parecer, había casi 8.000 soldados de pie de terracota, arqueros y aurigas. Habían sido enterrados con Qin Shihuangdi, el primer emperador de China, 210 a. C.

Se convirtió en el primer emperador de China cuando unió todas las provincias y estableció la capital en Xianyang. Conocido por su brutalidad, el Emperador Qin mataba a cualquiera que no estuviera de acuerdo con él, pero también era conocido por muchos logros importantes, incluyendo la estandarización del sistema de unidades y medidas utilizadas en el país, el extenso sistema de caminos y canales que construyó a lo largo del país y, por supuesto, la construcción de la Gran Muralla China.

10.- Ciudad subterránea de Derinkuyu

La ciudad subterránea Derinkuyu se encuentra en Turquía. Tiene alrededor de 600 puertas, ocultas en los patios de las viviendas de superficie. La ciudad subterránea tiene aproximadamente 85 mts de profundidad. Contiene establos, bodegas, trasteros, reflectorios, iglesias, etc.

Las cuevas fueron construidas inicialmente en la suave roca volcánica de la región de Capadocia posiblemente por los frigios, un pueblo indoeuropeo, entre los siglos VIII-VII a.C, según el Departamento de Cultura de Turquía. La ciudad de Derinkuyu se terminó completamente en la era bizantina, cuando fue utilizada como protección contra los árabes musulmanes durante las guerras árabes-bizantinas (780-1180).

Sorprendentemente, el sitio sólo fue descubierto en 1963, cuando un hombre local derribó una pared mientras renovaba su casa y descubrió un pasillo que conducía a una vasta red de túneles y cámaras de piedra. Los expertos todavía no saben quién construyó Derinkuyu o cuándo con total certeza.

11.- Ensenada de las medusas: una aldea vikinga en Canadá

La mentira de Colón “descubriendo” América es una de las más paupérrimas bazofias que, como a muchos otros, me enseñaron de pequeño en el colegio. Si, en 1492 Colón cruzó el océano azul y llegó a América, la cosa es que más de 500 años antes, ya lo habían hecho los vikingos. Éste fue el gran descubrimiento del investigador noruego Helge Ingstad y su esposa, la arqueóloga Anne Stine, quienes en el año 1960 encontraron una serie de más de 8 edificaciones vikingas en la isla de Terranova, Canadá. Las 3 viviendas, 3 almacenes, el aserradero y la forja que los vikingos habían construido allí datan del siglo XI, lo cual demostró de forma concluyente que los escandinavos de Groenlandia habían llegado al continente americano al menos 500 años antes que Cristóbal Colón y Giovanni Caboto.

12.- La piedra Rosetta

Cuando lanzó su campaña egipcia a finales del siglo XVIII, Napoleón Bonaparte llevó una unidad especial de científicos e historiadores encargados de recoger reliquias y estudiar la historia del país. El llamado “Instituto de Egipto” resultó particularmente útil en 1799, cuando los soldados liderados por Pierre-Francois Bouchard tropezaron con una gran losa de basalto mientras derribaban antiguas murallas para hacer mejoras a un fuerte francés cerca de la ciudad de Rosetta. El capitán Bouchard inmediatamente se dio cuenta de su importancia para los estudiosos que habían acompañado al ejército francés a Egipto. De hecho, la piedra de Rosetta es probablemente el artefacto arqueológico más importante jamás hallado, ya que abrió el camino a la comprensión de la escritura egipcia, esto gracias a que el decreto aparece en tres escrituras distintas: el texto superior en jeroglíficos egipcios, la parte intermedia en escritura demótica y la inferior en griego antiguo.

13.- Los Manuscritos del Mar Muerto

Los Rollos del Mar Muerto son una colección de unos 972 textos descubiertos entre 1946 y 1956 en once cuevas en las inmediaciones del antiguo asentamiento de Khirbet Qumran en Cisjordania. Los textos son de gran importancia histórica, religiosa y lingüística, ya que incluyen los manuscritos más antiguos conocidos sobrevivientes de obras más tarde incluidas en la Biblia hebrea, junto con los manuscritos deuterocanónicos y extrabíblicos. La mayoría de los manuscritos datan de entre los años 250 a. C. y 66 d. C. antes de la destrucción del segundo Templo de Jerusalén por los romanos en el año 70 d. C.

Parte de los manuscritos hallados en el mar Muerto constituyen el testimonio más antiguo del texto bíblico encontrado hasta la fecha.

Sin embargo, tal vez nunca se habrían encontrado si no fuera por un grupo de adolescentes árabes. En 1947, una banda de jóvenes beduinos cuidaban de su rebaño cerca de la antigua ciudad de Jericó. Mientras buscaba una cabra perdida, uno de los muchachos arrojó una piedra a una cueva cercana y se sorprendió al oír lo que sonaba como una olla de arcilla que se rompía. Cuando entró para investigar, encontró varios frascos que contenían una colección de antiguos rollos de papiro. Luego valdrían millones, pero los beduinos no eran conscientes de su valor y vendieron todo el lote a un comerciante de antigüedades de Belén por menos de 60€. Los eruditos finalmente confirmaron la importancia de los textos, provocando un frenesí de caza de reliquias que llevó a la recuperación de otros cientos de pedazos de papiro de las cuevas cercanas. En conjunto, se consideran hoy en día entre los hallazgos arqueológicos más significativos del siglo XX.

Fuentes: curiosidades.com y hdnh.es

  • 3
    Shares