vie. Ago 23rd, 2019

Orígenes y evolución de la guitarra clásica

A pesar de ser el más comúnmente utilizado por la mayoría de personas amantes de la música (obviamente no todas), estos desconocen su origen, pero no es porque no quieran saberlo o no hayan investigado, sino que es porque los orígenes de la guitarra no son claros, ya que numerosos instrumentos similares eran utilizados en la antigüedad.

Aun así, existen evidencias arqueológicas en bajorrelieves encontrados en Alaça Hüyük (norte de la actual Turquía) de que en torno al año 1000 a. C. los hititas y asirios crearon instrumentos de cuerda parecidos a la lira —el instrumento de varias cuerdas más sencillo y antiguo del mundo— pero con el agregado de una caja de resonancia, por lo que serían antecesores de la guitarra. También se han encontrado representaciones en dibujos del antiguo Egipto que se asemejan a un instrumento similar a la guitarra.

Existen dos hipótesis acerca de sus orígenes.

Una de ellas le da un origen greco-romano y afirma que es un descendiente de la fidícula y la otra considera que la guitarra es un instrumento introducido por los árabes durante la invasión musulmana de la Península Ibérica y que posteriormente evolucionó en España.

Según la primera hipótesis, estos instrumentos llegaron hasta los griegos, que deformaron ligeramente su nombre, kizára o kettarah, que en castellano se terminó llamando cítara. Este hecho ha dado lugar a suponer que la guitarra deriva de la cítara griega y romana, a las que se le habría añadido un mango al comienzo de nuestra era.

Muchos estudiosos y musicólogos atribuyen la llegada de la guitarra a España por medio del imperio Romano en el año 400.

• Guitarra renacentista

En registro más antiguo de una guitarra como tal se remonta al periodo renacentista en la obra Tres Libros de Música en Cifra para Vihuela de Alonso de Mudarra (1546).

Son guitarras más delicadas y producen un sonido más débil, debido a que las técnicas constructivas utilizadas no permitían que el instrumento tuviera la firmeza de las guitarras actuales. Las cuerdas soportaban mucha menos tensión y por ello su volumen es mucho menor. Son más fáciles de distinguir de otras guitarras, ya que su cuerpo es más delgado y plano y en muchas ocasiones suelen tener una ornamentación muy profuso, que a menudo incluso cubre el agujero de la tapa armónica con rosetas decorativas de una gran belleza.

• Guitarra de cinco cuerdas

Después de la guitarra renacentista, hubo múltiples variaciones, pero en forma eran casi todas similares, excepto por esta guitarra.

Habitualmente se atribuye la inclusión de la quinta cuerda al músico y poeta andaluz Vicente Espinel. La atribución de esta invención la realizó Lope de Vega, pero fue refutada por Nicolao Doici de Velasco (1640) y por Gaspar Sanz (1684) en sus tratados sobre la guitarra española.

Sustentan sus afirmaciones en el hecho de que once años antes del nacimiento de Espinel, Bermudo mencionó una guitarra de cinco órdenes (cuerdas dobles). No obstante, aunque Espinel no fuera el inventor de la guitarra española de cinco órdenes, probablemente fue quien más se encargó de su difusión popular en todas las clases sociales de España.

• Guitarra clásico-romántico

Iniciado el siglo XVIII Jacob Otto agrega la sexta cuerda a la guitarra y se estandariza la afinación moderna, el cambio más significativo sufrido por este instrumento. A mediados del siglo XIX la historia de la guitarra moderna alcanza un gran apogeo con el español Francisco Tárrega, creador de la escuela moderna y autor del cambio en el uso del posicionamiento de las manos y la manera de pulsar las cuerdas.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, algunas guitarras usaban seis cuerdas simples y emplearon unas barras de refuerzo debajo de la tapa armónica. Estas barras fueron añadidas para reforzar la estructura y permitieron adelgazar la tapa para obtener una mayor resonancia y una mejor distribución del sonido a lo largo de la tapa armónica.

Guitarra siglo XX

El hombre que cambió hizo las modificaciones más importantes para desarrollar la guitarra clásica como actualmente lo conocemos fue Antonio de Torres.

Con el apoyo de Julián Arcas, Antonio Torres -hacia los años 1850- refinó los soportes estructurales de la guitarra incluyendo siete varas extendidas bajo la tapa armónica. Aumentó también el tamaño de la caja de resonancia y el ancho del mástil.

Estas innovaciones influyeron en la mejora del volumen del sonido y la respuesta en los bajos, así como el descubrimiento de una técnica para la mano izquierda para el enriquecimiento del repertorio.

Fuentes: guitarrastriana.com, Wikipedia.org, slideshare.net y sintarea.cl

Temática sugerida por: Eddy Fernandez y Aixa Miranda

  • 5
    Shares