Mar. Nov 19th, 2019

Johann Sebastian Bach

Nacido en Eisenach el 21 de marzo de 1692, Johann Sebastian era el menor de ocho hijos del músico Johann Ambrosius Bach, miembro de una familia de larga tradición musical originaria de Turingia.

Cuando tuvo diez años quedó huérfano y se fue a vivir con su hermano mayor Johann Christoph, organista en la Iglesia de San Miguel de Ohrdruf, con quien aprendió a tocar teclado. Allí aprendió también griego, latín y teología, actuando como niño cantor para su sustento.

Desde 1700 a 1702 asistió a la escuela de San Miguel en Lüneburg, donde cantó en el coro de la iglesia y probablemente entró en contacto con el organista y compositor Georg Böhm y el maestro de danza y gran violinista Thomas de la Selle, quien le inició en el estilo francés, entonces totalmente nuevo.

Después de no conseguir un puesto como organista en Sangerhausen en 1702, Bach pasó la primavera y el verano de 1703 como violinista en la corte de Weimar y más tarde ejerció por cuatro meses el cargo de organista en la Neukirche de Arnstadt. Aquí fue donde mostró realmente los primeros frutos de su talento, improvisando sobre antiguos maestros alemanes y franceses.

En 1707 fue contratado como organista de la iglesia de San Blas en Möhlhausen, para lo que exigió las mismas condiciones de Arnstadt, así como el pago en especie de su predecesor (lotes de grano, leña y pescado), además de los gastos de viaje y alojamiento. Möhlhausen supuso un nuevo impulso para la creación bachiana. Aquí escribió la cantata fúnebre Actus tragicus y la cantata para la apertura del Consejo Dios es mi rey.

Se casó con su prima Maria Barbara, hija del organista Johann Michael Bach, con la que tuvo cuatro hijos.

Bach fue nombrado organista y músico de cámara en la corte del Duque de Saxe-Weimar en 1708, y durante los nueve años siguientes, llegó a ser conocido como un importante organista y compuso muchas de sus mejores obras para el instrumento.

Cuando en 1717 fue nombrado Kapellmeister en Cöthen se le impidió dejar Weimar y, después de pasar casi un mes preso por el Duque, pudo trasladarse a esa corte.

El nuevo empleador de Bach, el príncipe Leopold, era un talentoso músico que amaba y entendía de arte. Ya que la corte era calvinista, Bach no tenía deberes en la capilla y podía concentrarse en la composición instrumental. De este periodo datan sus conciertos para violín y los seis Conciertos Brandemburgueses, así como numerosas sonatas, suites y obras para teclado, incluyendo varias de tipo educativo.

En 1720 Maria Barbara murió mientras Bach estaba visitando Karlsbad con el príncipe. En diciembre del año siguiente Bach se casó con Anna Magdalena Wilcke, hija de un trompetista de la corte de Weissenfels. Una semana más tarde el príncipe Leopold también se casó y el poco interés de su esposa por las artes condujo a una declinación en el soporte dado a la música en la corte de Cöthen.

En 1722 Bach postuló para el prestigioso puesto de Director Musices en Leipzig y Kantor de la Thomasschule. En abril de 1723, se le ofreció el puesto y Bach lo aceptó. Bach permaneció como Thomaskantor en Leipzig por el resto de su vida.

Sus labores se centraron en los servicios dominicales y festivos en las dos principales iglesias de la ciudad, y durante sus primeros años en Leipzig compuso una enorme cantidad de música religiosa, incluyendo cuatro de los cinco ciclos de cantatas, el Magnificat y las pasiones según San Juan y según San Mateo.

La vista de Bach se deterioró durante su último año de vida y entre marzo y abril de 1750 fue operado dos veces por el oculista itinerante inglés John Taylor. Las operaciones y el tratamiento que siguieron probablemente afectaron la salud de Bach. Él recibió su última Comunión el 22 de julio y falleció seis días después. El 31 de julio fue enterrado en el cementerio de San Juan.

Sus mejores obras:

• Tocata y fuga en re menor (1703)

Una de las primeras obras de Bach, una de las más conocidas y que pudo surgir de una improvisación, según diversos autores. En esta pieza hay una influencia del compositor nacido en Lübeck Dietrich Buxtehude, que fue gran popularizador de la música de órgano en el norte de Europa.

• Suites para violonchelo (1720)

Fueron realizadas por Bach mientras ejercía de músico de capilla del príncipe Leopoldo. Popularizadas en el siglo XIX por transcriptores franceses y especialmente en el siglo XX por el maestro Pau Casals.

• Conciertos de Brandenburgo (1721)

Fue una obra en homenaje al Margrave de Brandenburgo, Christian Ludwig. El compositor buscó las combinaciones de instrumentos con cierta audacia, fuera de los cánones más aceptados de los primeros maestros de la música barroca.

• El clave bien templado (1722 – 1744)

Otra obra descubierta de manera tardía, buscaba explorar todas las tonalidades. Muchas de las piezas compiladas no tienen un instrumento implicado determinado, lo que puede resultar impreciso de cara a algunos estudiosos del compositor.

• Misa en si menor (1724)

De cronología imprecisa, Bach reutilizó muchos de sus antiguos materiales.

• Suites para Orquesta (1725 – 1739)

A medida que avanza el siglo, la influencia de la música francesa, servirá como ejemplo para las cortes europeas. Estas oberturas fueron principalmente trabajos de encargo, aunque gozaron de gran fama en su tiempo.

• La pasión según San Mateo (1727)

Otra obra fue dedicada al príncipe Leopoldo. Su tono operístico casó mal con el pietismo, poco gustoso de la sensualidad de una obra con toques italianos. Esto indica el carácter total del compositor.

• Obertura en estilo francés (1735)

En el estilo de las suites francesas que se popularizaron en la música cortesana dieciochesca, muestra una Zarabanda, que se harían muy populares a finales de siglo.

• Concierto italiano (1735)

Es un concierto en doble teclado, y su virtuosismo ha servido como pieza en las célebres «variaciones Goldberg». Incluye en su segunda mitad la Obertura en estilo francés.

• El arte de la fuga (1738)

Obra compleja de sus últimos años, su toque de contrapunto es celebrado por los aficionados a la música clásica. Está inconclusa y depende en gran parte de los intérpretes. Bach morirá poco después, en 1750, de una apoplejía, siendo ya casi totalmente ciego.

Fuentes: abc.es, elcultural.com y beethovenfm.cl

Más contenido