sáb. Ago 17th, 2019

9 cosas que quizás no sabías de los mosquitos

Una de las cosas más molestosas de ir a acampar son los mosquitos, especialmente en la noche. Debes abrigarte simplemente para que no seas picado por estos insectos pero aun así -aguantándolos año tras años- hay cosas que desconocemos.

Por eso, en esta ocasión, mencionaremos cosas que quizás no sabías de ellos.

1.- Como saben cuándo parar de comer.

Una vez que el mosquito está lleno, una señal química le dice que se detenga. Cuando esa señal se bloquea en experimentos de laboratorio, los mosquitos continúan chupando sangre hasta que su abdomen revienta.

2.- Tienen una estatua.

La estatua más grande de un mosquito es una atracción de carretera en Komarno, Manitoba, la capital de los mosquitos de Canadá.

Realizada en 1984, está fabricada con acero y tiene una envergadura de 4 metros y medio.

3.- Mala visión.

Los mosquitos no ven muy bien debido al arreglo que sus ojos tienen, por lo que pueden ver hasta unos 10 metros de distancia, y aun así tienen muchos problemas para diferenciar entre la forma de los objetos. Pero aun así, logran percibir a sus víctimas mediante el calor, una especie de visión infrarroja.

En la oscuridad, acuden a fuentes de calor y pueden notar diferencias de hasta medio grado de temperatura cuando están cerca de sus víctimas.

4.- Sus métodos de conquista son similares al del ser humano

Cuando un mosquito detecta el zumbido del sexo opuesto, sincroniza su propia frecuencia para que coincida con la de su potencial pareja. Los mosquitos más “experimentados” por no decir calientes, pueden sincronizarse con las frecuencias de las hembras en un par de segundos.

Por el contrario, las hembras tardan algo más de tiempo. Esto se asemeja mucho al comportamiento de los humanos en un club o discoteca.

5.- ¿Por qué nos atacan?

Lo que principalmente atrae a los mosquitos hacia nosotros es el dióxido de carbono que exhalamos. Además que en las noches somos la única fuente de calor funcionando.

Investigadores han encontrado que en lugar de dejar de respirar para no atraerlos, podemos paralizar sus receptores con otros olores, por ejemplo, el del chocolate.

6.- Las hembras nos atacan.

Los mosquitos machos son herbívoros y se alimentan de néctar y otros fluidos de las plantas. Las hembras son las que chupan la sangre, necesaria para obtener las proteínas para fabricar los huevos.

Ambos sexos son relativamente fáciles de diferenciar: mientras que los mosquitos machos tienen antenas plumosas, las hembras poseen un aparato chupador que se proyecta hacia delante de la cabeza.

7.- Las picaduras que nos quedan.

Cuando un mosquito pica la piel de un animal empieza a absorber la sangre, y mientras lo hace deja restos de su saliva en la piel que sirve como anticoagulante, para evitar que su alimento se vuelva rígido, haciéndolo más fácil de comer. Pero la mayoría de nosotros tenemos una alergia natural a su saliva, que es lo que causa la característica comezón de los piquetes de mosquito.

8.- Su reproducción es corta pero efectiva.

Los mosquitos pueden aparearse en el aire y en ocasiones el coito no lleva más de 15 segundos y un mosquito hembra puede poner entre 100 y 300 huevos a la vez y pueden llegar a producir entre 1,000 y 3,000 crías en el transcurso de su vida.

9.- El mosquito es el animal más mortífero sobre la Tierra.

Así es, no es el hipopótamo, la araña, los tiburones ni los leones, es el mosquito.

Millones de personas mueren anualmente a causa de enfermedades transmitidas por mosquitos entre las cuales figuran la malaria, la leishmania, el dengue, la fiebre amarilla y el virus del Nilo Occidental.