Vie. Nov 15th, 2019

Parálisis del Sueño

A finales del siglo XVIII, el pintor Johan Heinrich Füssli terminó una de sus obras más emblemáticas.

El cuadro, basado en una pintura de Giulio Romano, muestra a una mujer dormida que tiene a un demonio sentado sobre su vientre mientras la cabeza de un caballo asoma entre las telas que hacen de fondo para la escena. Escenificaba un trastorno del sueño bastante común: la parálisis del sueño.

La parálisis del sueño es un trastorno que consiste en la imposibilidad de moverse y hablar cuando se pasa del sueño a la vigilia. Un episodio bastante común que suele generar cierta angustia a quien lo padece, ya que suele ir acompañado de alucinaciones. Por momentos, cerebro y cuerpo se des coordinan, y de ahí que recuperemos la consciencia antes que la movilidad corporal

Es un fenómeno por el que se produce un despertar incompleto de la persona. Aparece en las transiciones entre el estado de sueño y vigilia, normalmente en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse.

Este trastorno del sueño, que se sitúa dentro del grupo de las parasomnias, según la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño, afecta a 1 de cada 1.000 habitantes.

En una entrevista concedida a EFEsalud, el doctor Diego García-Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño (IIS), y expresidente de la Sociedad Española del Sueño (SES), explica las características de la parálisis del sueño; un fenómeno del que destaca “tal vez sea más frecuente de lo que pensamos”.

Durante la fase del sueño REM (rapid eye movements) existe una gran activación de la corteza cerebral, se producen los sueños y se da una atonía muscular generalizada, lo que quiere decir que la actividad de nuestros músculos voluntarios se suprime durante el sueño. En ocasiones, estas características fisiológicas del sueño REM, “se introducen de alguna manera en la fase NO REM, es decir, entre el sueño más profundo y la vigilia”, explica el doctor.

La persona que se encuentra bajo esta parálisis, está cognitivamente despierta, pero experimenta una sensación de paralización de, prácticamente, toda la musculatura voluntaria excepto los ojos y el diafragma respiratorio. También es característica la paralización de la laringe, lo cual imposibilita el habla de la persona mientras se produce este trastorno del sueño.

La duración de estos episodios suele ser variable. Generalmente son de una duración corta, de entre veinte segundos hasta dos minutos. Pasado ese tiempo, la parálisis remite espontáneamente y sin consecuencias. Hablar de un período de duración más largo es inhabitual.

“Cualquiera de nosotros, en una situación de privación del sueño crónica o continuada, puede en algún momento acabar desarrollando parálisis del sueño”, asegura García-Borreguero.

Entre las circunstancias bajo las que se produce este fenómeno, el doctor García-Borreguero sostiene que puede ocurrir como un síntoma aislado o en el contexto y/o acompañado de otros síntomas.

Uno de los síntomas que frecuentemente acompaña a la parálisis del sueño son las alucinaciones hipnagógicas (alucinaciones auditivas, visuales y/o táctiles). Las más comunes son las de tipo sensitivo (cenestésicas) y visuales, mientras que las auditivas son las más infrecuentes.

No obstante, el doctor matiza que “se las llama alucinaciones, pero en realidad son pseudoalucinaciones, pues la persona que las padece sabe de manera fehaciente que lo que siente, ve o escucha no es real.

Por ello, aunque este tipo de pseudoalucinaciones puedan estar detrás de supuestas experiencias paranormales, quien sufre parálisis del sueño “raramente les da credibilidad” y lo más probable es que detrás de estos sucesos “haya cuadros psiquiátricos o esquizofrénicos“, argumenta el doctor.

“La parálisis del sueño sirve más como un indicador de otras enfermedades que como un síntoma que se haya de tratar en sí mismo”, precisa el doctor García-Borreguero.

¿Por qué se produce la parálisis del sueño?

En orden de frecuencia (de mayor a menor probabilidad), las causas por las que un individuo puede llegar a desarrollar parálisis del sueño son:

Asociado a otra patología: La parálisis del sueño puede ser síntoma de otra enfermedad. La más frecuente es la narcolepsia, una enfermedad por la que se tienen dificultades para mantenerse despierto durante el día. Estos pacientes presentan de manera muy frecuente ataques de cataplejía (paralización muscular), parálisis del sueño y alucinaciones hipnagógicas.

Causa aislada relacionada a privación del sueño severa: En segundo lugar, la parálisis del sueño afecta a sujetos sanos que se encuentran sometidos a privación del sueño severa.

Causa de tipo familiar: La causa de tipo hereditario es la menos frecuente. Se produce cuando hay varios miembros de la familia que padecen parálisis del sueño como síntoma único.

La clave está en el descanso

El estrés o el jet lag son situaciones que comúnmente desencadenan los episodios de parálisis del sueño. Esto es así, en la medida en que, al dormir menos, se entra en privación del sueño y puede producirse este trastorno como síntoma del sueño.

Mantener horarios de sueño estables, dormir por lo menos siete horas y media cada día, evitar trabajos por turnos, trasnochar o evitar la toma de fármacos que influyan sobre el sueño REM (como antidepresivos), ayudará a que estemos menos predispuestos a padecer parálisis del sueño.

Sobre los antidepresivos, señala el doctor que “son un arma de doble filo”. Estos pueden ser fármacos para tratar la parálisis del sueño, pero a la vez, la utilización de antidepresivos puede dar lugar a parálisis del sueño una vez se interrumpe el tratamiento.

¿Existen riesgos para la salud?

No, “la parálisis del sueño no entraña ningún riesgo para la salud”, asevera García-Borreguero. La duración de estos episodios es breve y no implica la paralización de ningún tejido muscular necesario para las funciones vitales.

No obstante, la primera vez que ocurre “la persona suele asustarse y pensar que la ha dado un ictus o un accidente isquémico transitorio”, reconoce. En caso de que la parálisis vaya acompañada de alucinaciones hipnagógicas, el paciente “podrá pensar que se está volviendo loco”.

En definitiva, es una situación que se vive con cierta angustia y en la que el paciente debe mantener el control, ya que no corre ningún peligro y pasados unos segundos o minutos, la parálisis cederá sin consecuencias.

“La habitación está zumbando por la energía eléctrica y yo sé que hay otra cosa ahí, algo malo.

Por el rabillo de mi ojo puedo ver a un hombre arrugado con una criatura espantosa, mitad araña, mitad cangrejo.

La criatura me agarra las piernas con sus muelas y el hombre salta sobre la cama. Siento sus manos presionadas contra mi pecho… luego las siento apretando mi garganta”.

Así le contó Laura a su neuropsicólogo clínico Paul Broks uno de sus episodios de parálisis del sueño, un trastorno que puede ser extremadamente alarmante.

Físicamente, “hay algo de evidencia de un aumento del flujo de sangre al área menos racional del cerebro”, señala el neuropsicólogo Broks. “Y la amígdala -un pequeño grupo de neuronas que está en lo profundo del cerebro y es el detector de peligro- entra en hiperactividad”.

Y por fuera, “a menudo experimentan dificultades para respirar, sensación de presión en el pecho y un miedo intenso”, completa Chris French, director de la Unidad de Investigación de Psicología Anomalística de la Universidad Goldsmiths de Londres, antes de añadir lo que se sabe de esta… hasta la palabra pesadilla queda corta.

Fuentes: efesalud.com, bbc.com y psicologiaymente.com

Temática sugerida por: André Rios, LAnea, mariana recamán, Maria Helena, mendoza Daniela, Brianda Monarrez, Luna Diego, Camilo Cib, What is this?, ∆LI3N, shaaaaielx, Hiroshi Matsuda y Katherin Espinoza

Más contenido