dom. May 26th, 2019

El incidente del paso Dyatlov

El 25 de enero de 1959 se había formado un grupo de nueve excursionistas más un guía para practicar esquí en un enclave situado en los montes Urales, una baja cordillera montañosa considerada la frontera natural entre Europa y Asia. Eran ochos hombres y dos mujeres estudiantes de la Universidad Técnica Estatal de los Urales (Ekaterimburgo) cuyo líder se llamaba Igor Dyatlov, de 23 años.

El objetivo de la expedición era llegar a Otorten, una montaña al norte del lugar donde tendría lugar el incidente. Una ruta que, en las fechas elegidas, en el mes de febrero, era de categoría III, la más complicada y difícil. Aun así, no era la primera vez para el grupo, quienes tenían experiencia en rutas similares.

El equipo completo llega ese 25 de enero en tren a la ciudad de Ivdel. Desde ahí parten hasta Vizhai en un vehículo que los transporta para al día siguiente comenzar la marcha hacia Otorten el 27 de enero. En este momento uno de los miembros, Yuri Yudin, da marcha atrás y se despide de la expedición a causa de una enfermedad. Así es como inician la gran caminata el grupo de nueve personas.

En este punto de la historia y según narra la versión oficial, los excursionistas habrían dejado algunos papeles en forma de diarios y cámaras en el último campamento previo al lugar del incidente. Esto hizo posible posteriormente la búsqueda en la zona de los excursionistas.

Imagen: Risas y alegría durante la despedida. El líder del grupo, Igor Dyatlov, a la izquierda

Finalmente nos encontramos el 31 de enero. Siempre según las fuentes oficiales, el grupo llega al borde de una zona de montaña elevada, seguramente con mal tiempo, así que deciden acampar allí, supuestamente también esperando a que cambie el tiempo para iniciar la escalada. Al día siguiente, el 1 de febrero, el equipo parte con dirección al lado opuesto de la montaña. El tiempo empeora, nieva y dificulta cada vez más la visibilidad de la zona. Los excursionistas se pierden y se desvían hacia el oeste llegando hasta la cara superior de la montaña Kholat Syakhl (Montaña de la Muerte en mansi). En este punto y viéndose perdidos con un tiempo que no ayudaba, deciden acampar allí mismo y continuar la jornada al día siguiente. Jamás saldrían de allí.

Dyatlov, el líder del grupo, había acordado enviar un telegrama al club deportivo al que pertenecían una vez regresaran a Vizhai. Según los cálculos esto sería como máximo el 12 de febrero. Transcurridos varios días después de esa fecha, el 20 de febrero son los familiares del grupo los que dan la voz de alarma y se inicia oficialmente la búsqueda de los excursionistas con varios grupos de rescate compuestos por voluntarios. Luego se sumarían fuerzas del ejército y policía con aviones y helicópteros.

Llegados al 26 de febrero la búsqueda da sus primeros frutos. Encuentran el campamento abandonado en Kholat Syakhl. El escenario: una tienda en muy mal estado que según narraría Mikhail Sharavin, del equipo de rescate:

Estaba medio derribada y cubierta de nieve. También estaba vacía y todas las pertenencias y los zapatos del grupo no estaban.

Imagen: La tienda que el equipo de rescate encontró el 26 de febrero de 1959

Los investigadores dijeron que la tienda tenía indicios de que había sido cortada o desgarrada desde su interior, probablemente para abrirla con rapidez. Del lado de afuera encontraron huellas, impresiones de pies descalzos en la nieve que se dirigían de manera torpe hacia abajo. El rastro se perdía en un bosque y, junto a una roca, tapados por la nevada de los últimos días, yacían dos cadáveres, en ropa interior, bocabajo, cerca de lo que había sido una fogata. Desnudos, con temperaturas bajo cero, sus cuerpos estaban casi intactos, casi. Sus manos tenían notorios signos de desgaste, en carne viva, pero enteras, como si hubiesen intentando subirse a aquella piedra de manera sistemática, desesperada.

La búsqueda continúa y encuentran otros tres cadáveres en la misma zona en un espacio de no más de 600 metros del árbol. Uno de ellos es el líder Dyatlov, y el otro tenía una fisura en el cráneo, quizá un golpe, en cualquier caso, no fue esta la causa de la muerte, concluyen como causa la hipotermia. El tercer cadáver era una de las chicas, en este caso la investigación habla de un cuerpo con un tono corporal un tanto extraño, sin más. La hipótesis es que los tres trataban de volver a la tienda de campaña.

Imagen: Lugar donde se encontraron los primeros dos cadáveres

Pasarían dos meses hasta que dieron con los otros cuatro excursionistas. El 4 de mayo dan por concluida la búsqueda al encontrar los cadáveres. Habían quedado sepultados bajo la nieve en el interior del bosque. Los cuatro estaban vestidos, aunque con partes de ropa que pertenecían a los otros cadáveres. También encuentran una cámara en el cuello de uno de los excursionistas, aunque la investigación oficial concluiría que la película de la misma se había dañado rescatando algunas fotos.

Después de hallar a los últimos cuatro cadáveres se abre la investigación para hallar las causas de la muerte.

El examen llevado a cabo por el doctor Boris Vozrozhdenny halló que tres de ellos tenían lesiones mortales. Uno tenía daños importantes en el cráneo, a una de las chicas le faltaban costillas, la lengua y tenía roto el cuello además de encontrarse altos índices de radioactividad en su ropa. Al tercero le encontraron fracturas en el pecho y le faltaban algunos dientes. Todos en general presentaban lesiones mortales, aunque con un pequeño matiz, se trataba de lesiones en su mayoría internas, y en cualquier caso no parecía que hubiera existido algún tipo de pelea o lucha física.

Así se llega a uno de los veredictos más insólitos de cuantos se recuerden. La investigación oficial concluye que todos los miembros del grupo murieron a causa de una “poderosa fuerza desconocida”. No sólo eso, el caso se archivó y se mantiene en el más absoluto de los secretos hasta la década de los 90, momento en el que vuelve a estar disponible y… sorpresa, faltan páginas de la investigación.

Imagen: Uno de los cadáveres, se puede apreciar un atisbo de horror en su rostro

Teoría de la cripta sobre el incidente Diatlov

Una de las primeras teorías surgió en cuanto comenzó la investigación. Se dijo como posibilidad de la muerte de los excursionistas que habían sido atacados por indígenas del pueblo mansi. Esta teoría podría valer de no ser porque según la investigación oficial y a través de las palabras del doctor que realizó el examen, los tres jóvenes con lesiones mortales no presentaban heridas tan contundentes. Además, no había huellas ni rastros de más personas ni señales de lucha cuerpo a cuerpo.

¿Existe una explicación?

Desde el punto de vista científico lo cierto es que aún hoy no hay una explicación certera que haya resuelto todas las claves. En el año 2012 Internacional Science Times postulaba que la muerte de los excursionistas fue por hipotermia, lo que a su vez podía inducir a un comportamiento conocido como paradoxical undressing donde los sujetos se pueden llegar a quitar la ropa en respuesta a las sensaciones percibidas de un calor que quema.

Esta teoría vendría a complementar una de las más aceptadas, esa noche los jóvenes advirtieron algún peligro, quizá una avalancha (o eso pensaron), y salieron rápidamente de la caseta. Que otros tuvieran parte de las ropas de sus compañeros podría deberse a que habrían muerto más tarde y estos aprovecharon las telas para resguardarse del mal tiempo.

Faltaría saber la razón de esa pérdida de extremidades en algunos excursionistas, quizá podría deberse a la aparición posterior de animales, y sobre todo, la causa de que los documentos se mantuvieran en secreto tanto tiempo con la posterior falta de datos, un hecho que incrementa las teorías de que el gobierno quiso tapar algún error o participación que se desconoce. Finalmente, esa radiación a la que se hacía alusión en las ropas tampoco tiene explicación.

Lo que sí es cierto es que el paso de montaña donde el grupo estableció su último campamento paso a nombrarse Dyatlov. También existe una Fundación y un museo con el mismo nombre que acoge la misma Universidad Estatal Técnica de los Urales donde un grupo de familiares de las víctimas pide al gobierno que reabra el caso.

Y finalmente falta la única persona del grupo que se salvó del trágico incidente, Yuri Yudin. Él fue el joven que tuvo que dar marcha atrás al viaje debido a una enfermedad. El joven siempre pensó que tras las muertes estaban los militares soviéticos, responsables de alguna manera de lo ocurrido. En el año 2012 y durante una entrevista dijo recordar cómo le habían pedido identificar todo lo encontrado en la escena. Yudin dijo que encontró una ropa de apariencia militar que no pertenecía al grupo, lo que le hizo sospechar de que es posible de que antes de los grupos de rescate de allí habían estado antes otros. También dijo recordar como las autoridades parecían estar más interesadas en la razón por la que estaban allí que la propia causa de las muertes.

Más datos que no hacen más que componer un rompecabezas cada vez más difícil. Como el mismo Yudin finalizaba la entrevista, ni él mismo sabe lo que ocurrió:

Si tuviera la oportunidad de pedirle a Dios una sola pregunta, esta sería, ¿Qué le pasó realmente a mis amigos esa noche?

Un año después moría el último de los 10 excursionistas. Yuri Yudin fallecía el 27 de abril del 2013 a los 75 años de edad.

Fuentes: es.gizmodo.com

Temática sugerida por: Vlad