jue. Jul 18th, 2019

Otros 2 casos de abducción

El caso Kelly Cahill – 8 de agosto de 1993

Ocurrió en el mes de agosto de 1993, Kelly Cahill con 27 años y su marido junto a sus tres hijos se dirigían camino hacia su casa después de visitar la casa de unos amigos.

Este acontecimiento sucedió en las estribaciones del propio Monte Dandenong, Australia. Una zona conocida por avistamientos OVNI y encuentro con seres extraños.

La familia viajaba en su coche de camino a su hogar cuando de repente notaron una extraña luz en el cielo, esta extraña luz se fue acercando a los ocupantes del vehículo, era una luz cegadora brillante como una especie de nave estaba por encima de ellos.

Protegiéndose los ojos de la intensa luz con las manos sobre los ojos, Kelly rogó a su marido, “¿Qué vas a hacer?”.

Su marido ahora muerto de miedo por la presencia brillando delante de ellos, respondió: “Voy a seguir en la conducción.”

El objeto era redondeado como con ventanillas a su alrededor, por la parte inferior del objeto se veían como lucecitas de colores o un resplandor de luz multicolor. Este ovni se acercó tanto que Kelly pensó que podía ver hasta los ocupantes a través de esas ventanitas.

El pánico entro en la familia y Kelly comenzó a gritar mientras el objeto estaba a la izquierda, pero de repente desapareció rápidamente esa luz la cual había convertido la noche como si fuese de día de toda su potencia y todo su resplandor.

Mientras continuaban su camino a casa, con un nuevo interés al cielo, la nave regresó con las luces más brillantes que antes, aun así, estos siguieron su camino sin detenerse.

Cuando pasaron la luminosidad con rapidez, Kelly se sintió aliviada pensando que escaparon el misterioso objeto. Sin embargo, dentro de lo que parecía sólo un segundo o dos, Kelly estaba relajada, de repente calmada. Esa sensación de tranquilidad era lo único que ella se recuerda cuando se despertó dentro de su coche aturdida. Su esposo y sus hijos parecían que habían perdido el conocimiento también.

Sin embargo, continuaron de camino hacia casa, sin haberse dado cuenta que les faltaba una hora, algo extraño les había ocurrido.

Cuando llegaron a casa Kelly se encontraba en un estado de cansancio y algo extrañada como con ganas de vomitar.

Esa noche, mientras Kelly se desnudó al meterse en la cama, se dio cuenta de una marca triangular extraña en el ombligo, una marca que nunca había visto antes.

Kelly sufría de malestar general durante las próximas dos semanas, y fue llevada al hospital en dos ocasiones, una para el dolor de estómago intenso como dolores abdominales, y otro para una infección uterina.

Kelly no tardaría en empezar a recordar detalles de esa terrible noche, y sin ninguna ayuda externa, como la hipnosis regresiva, o asesoramiento. Ella recordó el objeto que habían visto en un lugar un poco diferente de lo que ella recordaba.

Ellos recuerdan el ovni flotando en un barranco, que era un lugar diferente de donde ellos primero lo vieron. Su marido estacionó el coche cerca, ambos salieron del vehículo y se acercaron al enorme aparato, que media unos 46 metros de diámetro.

Era como si estuviesen siendo atraídos por una fuerza invisible hacia el aparato, mientras caminaban hacia la nave, pudieron ver un montón de seres humanoides, de color negro, Kelly decía que eran criaturas como si no tuviesen un alma, medían dos metros de alto, con ojos rojos grandes y brillantes.

Los ojos de los extraños humanoides de repente se iluminaron, comenzaron a acercarse rápidamente hacia ellos. A mitad del camino, de repente los humanoides se dividieron en dos grupos. Uno de los grupos se deslizó hacia Kelly y su marido cubriendo unos 90 metros en pocos segundos, mientras el otro grupo también se movió deslizándose hacia el otro coche, que estaba estacionado cerca de la nave que flotaba. Ellos de repente se paralizaron de miedo viendo esas extrañas criaturas viniendo rápido hacia ellos.

Kelly tenía la sensación de que las criaturas eran malas. Ella se agarró a su marido, luchando contra la sensación de perder el conocimiento mientras gritaba, luego ya transcurrida esa hora que ellos perdieron se encontraba de vuelta en el coche consciente pero desorientada.

La otra testigo también tenía cansancio e infección inexplicables que duraron una semana. Otras mujeres habían informado las mismas experiencias de la misma noche y hasta dibujaron exactamente el mismo tipo de nave espacial y las criaturas a pesar de que nunca habían conocido a Kelly. También tenían marcas similares triangulares y vagos recuerdos de las criaturas oscuras que las operaban.

Una de las otras mujeres de ese mismo encuentro, llamada Glenda, que estaba en el otro coche, tenía unas huellas físicas en su cuerpo que mostraban marcas en su pierna derecha y en sus tobillos. Además, cuando diferentes grupos de personas que presenciaron independientemente el evento fueron entrevistados, se les pidió que dibujaran lo que habían visto y la similitud entre ellos, tanto la nave y sus ocupantes es notable. Los dibujos hechos por Kelly, Jane y Glenda muestran casi el mismo ovni y las entidades según vistos esa misma noche. Kelly no conocía estos testigos hasta que su caso fue conocido.

La abducción de Allagash – 20 de agosto de 1976

“Bueno, cuando la luz empezó a venir hacia nosotros, mi curiosidad fue satisfecha. Y se me acaba de caer la linterna. El único pensamiento en mi mente era llegar a la costa. Nunca mire hacia atrás. “-Charlie Foltz

Los hombres comenzaron remar a la orilla:

“Recuerdo que miré por encima del hombro, tratando de mantener un ojo sobre este objeto, ya que venía detrás de nosotros. Se estaba haciendo muy cerca. Era casi encima de nosotros en este momento. Recuerdo haber pensado que no vamos a correr más rápido que esto. “-Jack Weiner

Su siguiente recuerdo fue estar de vuelta en tierra, sólo mirando al objeto brillante:

“Recuerdo que pensé: ‘Yo podría coger una piedra y lanzársela a esa cosa.” Eso estaba muy cerca. Y luego, de repente, sólo con rayas de distancia muy, muy rápido, y en unos pocos segundos, fue como una estrella, más que otra luz en el cielo. “- Jim Weiner.

“Recuerdo salir de la canoa, e ir hasta el camping … Y recuerdo que no hubo pánico. La gente parecía estar muy relajada. “- Chuck-Rak

Los cuatro hombres están de acuerdo que estuvieron en el lago al menos unos 20 minutos. La gran hoguera se había quemado durante horas. Y, sin embargo, sólo quedaban brasas, lo que indica un pasaje más largo de tiempo. Jack Weiner recuerda:

“Lo raro es que no nos quedamos durante horas y discutir esta cosa, que es lo que uno pensaría que cuatro jóvenes en un campamento iban a hacer. Nos parecía muy cansado y queríamos ir a la cama. “

Los hombres pasaron otros 10 días en el desierto Allagash, pero nunca más vieron la luz extraña.

Como pasaron los años, contaban a sus amigos y familiares sobre el avistamiento de ovnis, pero nadie les creyó. Los hombres no lo creían. Entonces comenzó la pesadilla de Jim y Jack Weiner. Finalmente, Jim contacto al ufólogo Ray Fowler en busca de ayuda.

Fowler sugirió que los cuatro debían someterse a la hipnosis con un terapeuta capacitado para recuperar los detalles de la abducción. Bajo hipnosis, cada uno de los hombres contaron experiencias aterradoras de recuerdos reprimidos de ser secuestrados. Eran casi exactamente iguales.

Independientes entre sí, cada uno de ellos sacó ilustraciones de sus recuerdos increíbles. Los cuatro dijeron que fueron llevados a bordo de la nave. Los extraterrestres los obligaron a desnudarse y parecía ser la realización de exámenes médicos. Los alienígenas tomaron muestras de piel de los hombres y los fluidos del cuerpo, su sangre, orina y semen.

Lo que sigue son extractos de las sesiones reales:

Son ellos, Son ellos. Ellos no saben qué hacer. Creo que piensan que voy a venir en pos de ellos. Me siento como yo quiero. Me siento como que quiero – el primero que se me acerca, me voy a estrangularlo. No me gustan estas cosas. No me importa de dónde vienen. No debería estar haciendo esto a la gente. “- Jim Weiner

“Ellos están allí. Su cara está justo en mi cara. No sé por qué. Yo no quiero saber. No quiero saber lo que quieren. Ellos están diciendo cosas. En mi cabeza que están diciendo, ‘No tengas miedo. Ellos dicen: “Haz lo que decimos. Sólo hacemos lo que decimos. “- Jack Weiner

“Es como un consultorio médico. Yo entiendo, que es frío como el consultorio de un médico es frío. Ellos pusieron el panel sobre el pecho. Luego nos rasparon los brazos y el pecho, las piernas y los muslos. No debería estar aquí. Yo sólo me quedo pensando: “Quiero estar de nuevo en la canoa.”– Charlie Foltz

Chuck Rak podía ver lo que los extraterrestres le estaban haciendo a Charlie:

“Veía una especie de dispositivo en él. Tienen una – esto parece una plateada, parece que el – como lo tiene curvas en ella. Es casi como si – como algo que apesta. Tiene la cabeza inclinada hacia atrás. Es casi como si estuviera en el dolor. nosotros no podemos ayudarle. Todo lo que podemos hacer es verlo. “

No fue sino hasta después de las sesiones de hipnosis que los cuatro descubrieron que cada uno de ellos recordaron los terribles acontecimientos mismos. Cada uno tomó la prueba del polígrafo y la pasó.

“Esto ocurrió. Si usted lo cree, que todo está bien. Si no lo cree, no me importa. No me importa, porque lo es. “-Charlie Foltz

Fuentes: ovnispain.com y espaciosocultos.com